10 IDEAS PARA INVERTIR EL AGUINALDO: PARTE III

Continuando con el plan de analizar 10 ideas de inversión para invertir el aguinaldo, esta semana vamos a revisar exhaustivamente 2 alternativas que se encuentran reservadas para inversores de perfil agresivo, como lo son bonos soberanos en dólares y acciones de empresas argentinas.

La premisa o driver a considerar por los inversores que se posicionen en estos activos es que la posible firma de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional cambiaría favorablemente el juego para Argentina provocando una importante suba en las valuaciones de las acciones y bonos en dólares de nuestro país.

El horizonte de estas inversiones no tiene una fecha cierta, pero, a raíz de los nuevos acontecimientos en donde Argentina obtuvo del Club de Parías una prórroga de pago o “puente de tiempo” hasta marzo 2022, lo más probable es que la negociación con el FMI se concrete entre fines de este año y el primer trimestre de 2022.

La falta de un horizonte preciso, sumado a la gran cantidad de eventos que pueden suceder (reclasificación por MCSI, elecciones, variantes del Covid19, etc.) hasta que se concrete el acuerdo le imprimen alto riesgo y una elevada volatilidad a la inversión, pero tiene como contracara que los retornos proyectados son bastante altos.

A continuación, analizaremos puntualmente cada alternativa evaluando con premisas teóricas sus eventuales rentabilidades:

IDEA N° 1: BONOS EN DÓLARES

Los bonos soberanos en dólares son títulos de deuda en dólares emitidos por el Estado Nacional. Cabe mencionar que los mismos se encuentran recién reestructurados, ya que, en septiembre de 2020, Argentina emitió estos títulos como producto de la renegociación de su deuda con acreedores privados locales y del exterior, logrando así despejar el panorama de vencimientos de capital hasta 2024, mejorando así el perfil de vencimientos del país.

La ventaja de estas circunstancias es que es bastante improbable que un país deje de pagar una deuda que reestructuró hace menos de un año y cuyos pagos abultados comienzan recién en 2024, fecha muy posterior a la que se plantea como horizonte de inversión en el primer trimestre de 2022.

Al perfil marcadamente agresivo de esta inversión lo revela el desempeño que han tenido estos papeles, ya que, no obstante que están recién salidos del horno, en lo que va del año cayeron en promedio un 5%. En el otro lado de la moneda, en cuanto a un desenlace favorable y a tiempo sobre el acuerdo con el FMI podrían proyectarse dos escenarios.

  • Escenario I (Base): considera la posibilidad de que post acuerdo el país se dirija a un riesgo país (RP) de 1.200 puntos, el mismo valor que durante 2020 al momento de la reestructuración, que generaría un potencial retorno de 30% en dólares en bonos ley local e internacional.
  • Escenario II (Optimista): considera la posibilidad de que post acuerdo el país comprima al promedio histórico de nuestro riesgo país en 750 puntos, que, además coincide con el valor al que se fue el RP de Ecuador el año pasado luego de acordar justamente con el FMI. En este escenario se proyectarían posibles retornos superiores al 50% en dólares para bonos ley local e internacional.

En particular, para posicionarnos en bonos soberanos en dólares entendemos que el AL30 y el GD35, pueden ser los instrumentos adecuados para buscar estos retornos, siendo el primero un bono ley local con menor vencimiento y, el segundo, ley internacional con un vencimiento más largo. Vale aclarar que ambos instrumentos pueden comprarse tanto con pesos como con dólares.

IDEA N° 2: ACCIONES ARGENTNAS

Las acciones son títulos que atribuyen al tenedor participación sobre el capital social o patrimonio de una empresa, pudiendo estos títulos cotizar o no en el mercado de valores. Cuando las personas adquieren estos títulos básicamente se convierten en socios de la compañía, haciéndose acreedores de los beneficios que la misma genere y distribuya.

Los beneficios económicos de invertir en acciones provienen de dos vías: (i) Aumento del precio de cotización de las acciones en el mercado; (ii) Distribución de beneficios o dividendos por parte de las compañías. En el caso de que las compañías coticen en el mercado de valores, cualquier inversor puede comprar sus acciones.

Un indicador del desempeño de las acciones argentinas es la evolución del índice Merval, que, a efectos de eliminar las distorsiones que generan las devaluaciones constantes y la multiplicidad de tipos de cambios, se suele evaluar medido en dólares (CCL).

En torno a la premisa que gira para las alternativas de inversión de este informe, es decir, un acuerdo con el Fondo, es que se pueden proyectar también dos escenarios:

  • Escenario I (Base): considera la posibilidad de que post acuerdo el índice Merval medido en dólares CCL se recupera en torno al 50% medido en dólares para alcanzar 575 dólares, el valor que tenía el índice previo Covid19 y antes de solucionar sus problemas de deuda.
  • Escenario II (Optimista): considera la posibilidad de que post acuerdo el índice Merval medido en dólares se recupere en torno al 70% medido en dólares CCL para alcanzar los 680 dólares, un valor que se proyecta, en función de la historia que podría alcanzar el índice con niveles de riesgo país entre 850 y 750 puntos básicos.

En relación a las acciones a elegir para buscar capturar este aumento de valor es que desde San Juan Bursátil presentamos semanalmente una cartera de acciones argentinas, que detallamos a continuación.